complejos y soluciones.

Aunque suene muy repetitiva con lo mismo de siempre, hay voy otra vez, hemos de querernos mas, y no estar siempre pendiente del peso, o la talla que usemos.
Lo se muy bien porque hubo hace ya tiempo, bastante queda dicho, en que de lo delgada que estaba casi enfermo.
Así es seguidores, pues si me veis fotos de hace ocho años, da yuyu,lo delgada que estaba, pues pesaba cincuenta y un kilos, si no lo creéis iros a mi canal en Youtube, donde están los vídeos, de aquel entonces.

Manda narices, los kilos engordados en apenas cuatro o cinco años. Pero nunca en mi vida, he estado mas sana, y mejor que ahora, tomando medicación, haciendo caso a mis médicos, y a la gente que me quiere.
Que estoy gorda, ok ya lo se, pero  ojala no se limitasen todo a una talla.
Viviríamos sin menos preocupaciones,

Que vengo a deciros con este articulo, que si no viviese tan pendiente de lo que peso, como muchas de vosotras, seria mas feliz.

El secreto no consiste en hacer dieta de por vida, se basa en aprender a comer mas sano.

Si a esto le añadimos ejercicio, basta con ir andar, obtendréis resultados.

Ami me esta pasando creerme!!

Y si a mas, tomáis chia, que es una semilla, que te sacia, todas las mañanas, ya veréis, la chia yo la añado en agua y pongo dos cucharadas de la  misma. La dejo reposar toda la noche, y por la mañana , la tomo en ayunas.

Hace relativamente poco, que voy a caminar por el paseo del rio, y sabéis  una cosa desconectas mogollón, y es supe beneficioso.

Desde este blog, os animo, a que lo probéis, ya que os aseguro que en el sofá de casa, no haréis otra cosa que dar vueltas vuestros problemas.

Pues aquí quedan estas recomendaciones, que yo aplico en mi persona, y repito esto ‘no vale lo que pesemos, ni como seamos, ante todo prevalece  la persona y sus sentimientos
hasta el próximo post, saludos.

 

img_20180804_164004

Anuncios

LA GORDOFOBIA.

El concepto de gordofobia sirve para designar un sesgo automático y normalmente inconsciente que lleva a discriminar, objetivizar y minusvalorar a las personas con sobrepeso, especialmente si esas personas son mujeres.

Las personas gordas son asociadas automáticamente a la falta de autoestima, a las dificultades para vivir una sexualidad de manera satisfactoria y a la necesidad de llamar la atención esforzándose mucho. En definitiva, se entiende que estas personas parten con una desventaja definitiva que hace que valgan menos al no “poder competir” con el resto. Vistas con las gafas de la gordofobia, estas personas son percibidas como individuos desesperados, que aceptarán un peor trato tanto informal como formal, y que estarán dispuestas a ser más explotadas laboralmente.

Es, en definitiva, un modo de pensar que se caracteriza por hacer cargar con un estigma social a las personas obesas. Eso significa que no forma parte de un cuadro clínico, tal y como sí lo hace, por ejemplo, la agorafobia. En la gordofobia, el sobrepeso se considera una excusa para poder hacer pasar a ciertas personas por otro rasero moral. De algún modo, la estética dicta el tipo de ética que se aplica sobre esta minoría… Porque las personas con sobrepeso son minoría, ¿verdad?

Cada vez es más fácil ser obeso
La gordofobia tiene un aspecto paradójico. Aunque las personas obesas se consideran algo extraño y con menos valor porque se salen de la normalidad estadística, esa misma normalidad estadística es cada vez más reducida, especialmente en el caso de las mujeres.

Si bien desde el punto de vista médico los estándares sobre los que es y lo que no es obesidad tienen buenos fundamentos y se basan en conocimiento científico sobre cómo es un cuerpo saludable, más allá de estos entornos especializados y profesionales ser gorda es, cada vez más, lo normal. No es que las mujeres se alimenten cada vez peor, es que el umbral sobre lo que se considera la obesidad es cada vez más bajo, es muy fácil traspasarlo.

Incluso en el mundo de las modelos, salirse ligeramente de lo que dictan los cánones de belleza da pie a conflictos. Que se lo pregunten por ejemplo a Iskra Lawrence, conocida especialmente por sus respuestas ante las “acusaciones” sobre su peso. El hecho de que incluso estas mujeres tengan que afrontar estos tratos sirve para hacerse una idea sobre lo que tienen que soportar mujeres anónimas y tanto o más alejadas del canon de belleza.

La palabra “gorda” es tabú
La gordofobia ha dejado una huella tan poderosa en nuestra cultura que incluso el concepto el que alude resulta un tabú. La industria de la moda ha tenido que inventarse mil y un neologismos y eufemismos para referirse a las tallas grandes y a la morfología de las mujeres que desde otros contextos son acusadas de ser gordas: curvy, rellenita, talla grande… fórmulas lingüísticas que se intuyen artificiales y que, en cierto modo, confieren mayor fuerza al término “gorda” por su sonora ausencia.

Es por eso que desde ciertos movimientos sociales vinculados con el feminismo se ha decidido empezar a luchar contra la gordofobia reapropiándose del término “gorda” y exhibiéndolo con orgullo. Esta es una estrategia política que recuerda a una propuesta de la psicolingüística conocida como la hipótesis de Sapir-Whorf, y que dicho llanamente consiste en la idea de que el modo en el que se utiliza el lenguaje moldea el modo en el que se piensa.

Esta hipótesis puede ser cierta o no (en la actualidad no cuenta con demasiado apoyo empírico), pero más allá de esto cabe imaginarse que reapropiarse de esa palabra puede suponer una manera de defenderse de la gordofobia luchando en su propio terreno. Queda claro que la lucha por la igualdad pasa por hacer que desaparezcan estos sesgos irracionales, que son psicológicos pero también de raíz social, y que solo entorpecen las relaciones humanas. Y queda caro también que queda un largo camino por recorrer.

Defender la posibilidad de que todas las personas puedan vivir de manera saludable no pasa por estigmatizar al que es diferente.

img_20180806_155339

gordofobia articulo

maldita calor; altibajos latentes.

Parece mentira lo mucho que te llevo conociendo. Que si estoy muy risueña y feliz contenta, mal asunto y en el psiquiatra o urgencias, me llevan,porque digo esto por no ser consciente aun de estos altibajos que tiran hacia la psicosis, al menos en mi caso.
Ahora bien los que tiran,te conducen a la depresión, de esos si que estoy alerta.

Por esto el post de hoy, y es que tanta calor ha hecho mella en mi, y estoy alicaída, con bajón y casi entrando en depresión.

Me gustaría tener menos altibajos, pues claro,como cualquier otra persona con este tipo de trastorno. Mientras tanto hay que ser fuerte y plantarte cara a esta jodida enfermedad, llamada bipolaridad.

Por hoy es todo, hasta el próximo post, saludos!!

bipoblog

Medicación.

Escribo este post, porque pienso que son muchos los usuarios, enfermos o llamarles como prefieras.

Que ven a la medicación, como una etiqueta, y algo negativo. En vez de una ayuda para nuestro trastorno mental.

A la larga, pienso que etiquetais o tendeis hacerlo a la gente que como yo nos va bien dichas medicinas, ya sean ansiolíticos o antipsicoticos, da igual.

No vayáis de saberlo todo de vuestro trastorno.

Primero de todo porque nadie sabrá más que un médico psiquiatra de citadas enfermedades.

Es de irse al extremo poner tantas veces en los grupos, ya sean de WhatsApp o Facebook, que la medicación es un negocio solamente.

En mi opinión, y en la de muchos que conozco. No es así para nada.

Estoy de acuerdo que tienen efectos secundarios, pero hasta una simple aspirina también los tiene, y muchos.

En ese aspecto si miramos de esta manera no tomaríamos nada.

Yo tan solo expongo mi testimonio.

Y pienso, que para estar eutimico, hace falta seguir una rutina, dormir bien y tomar la medicación.

Por hoy nada más, hasta el próximo, saludos.

Per fi vacances.

Tan desitjades com esperades, per fi son aqui les vacances.

Amb la calor i la platja, m’oblido que estic malalta.

I es que estant al teu costat, la vida es meravellosa.

I de pas us desitjo a tots un bon estiu i unes vacances de puta mare.

fins el proper post, salutacions.

 

img_20180722_132125

La medicación causa hambre entre otras cosas.

Bueno, la verdad sea dicha no se bien como empezar este post, así que allá voy claro que tomar medicación tiene sus efectos secundarios, me lo  vais a decir a mi, que gastaba la talla 38. de vestir y desde que me  pusieron la quetiapina , no fui más que en ascenso en cuanto a lo que al peso se refiere.

debo deciros que yo tomaba antes de hacer la estúpida idea de dejarme la medicación ,muy pocas pastillas, solo un antipsicotico, y cuando entraba en un brote maníaco o psicótico, ya que yo como que seguís el blog sabéis que tengo trastorno bipolar tipo 1, o lo que es lo mismo el maníaco.

Al darme esta crisis psicótica tan grave en la capital de España, no hubo más tu tía que subirme la quetiapina y poner también abilify,

LA DOSIS QUE ME DABAN DE QUETIAPINA TE DABA UN HAMBRE, FEROZ, DICHO LO CUAL SUBÍ VEINTE KILOS EN POCO TIEMPO. Y LUEGO DIEZ MÁS.

hasta que me puse en noventa y nueve kilos , y decidí ir a un dietista , y logre bajar catorce, en vacaciones recupere cuatro, que ya he vuelto a bajar,

Actualmente casi peso 85 kilos, gasto la talla 46, y me voy manteniendo en este peso.

Aparte del peso, la medicación , en concreto también el seroquel, causa mucha somnolencia , al principio de tomarla.

al menos a mi si me paso a si,

Actualmente tomo dosis más bajas tanto de un  como de la otra, y una cosa que estoy contenta que he logrado por mi misma dejar el rivotril, 

que dicen que causa mucha adición porque viene de la familia de la benzodiacepinas,

en fin y para ir  acabando para paliar una crisis díganme ustedes que tomo dos tilitas,

porque a mi eso, me puso enferma??

provocan dome el peor brote que he tenido hasta ahora.

 

Muchas gracias,

por hoy esto es todo,,hasta la próxima, saludos.

 

wp-image-407292834jpg.jpg

 

Harta de dietas.

No soy la chica con ansias de hacer dietas que tenia tiempo atrás, la verdad es que he desistido harta estoy harta porque pienso entre mí llevo más de siete años con ellas con insufribles dietas de todo tipo, y quizás deba asumir de una puñetera vez que mi puto metabolismo haya cambiado, que ya no volveré jamás a pesar a sesenta kilos.

Tal vez y solo tal vez sea la hora de aceptarse a una misma, con más kilos, y aprender a quererse con esos kilos de más

Por hoy es todo, hasta, la próxima, saludos.

img_20180524_074328